CINESÍFILIS

TRAINSPOTTING

Alguna noche de 1998, fui a ver “Trainspotting” al desaparecido cine Julieta de Miraflores. Por entonces yo tenía 17 y la película, dos años de estrenada. Como intuyo ocurría con todo el cine independiente del mundo, se exhibía en Lima muy tarde y en muy pocas salas. Ésta era una de ellas. Aquella noche, recuerdo, llegué al cine con tres amigos del colegio, y salimos, casi dos horas después, muy como en la película: con la onda de querer destruirlo todo (al resto, a nosotros mismos), de cruzar calles con el semáforo en verde, de irnos muy lejos, a una campiña inexistente, con cervezas y vodka, sin ningún ánimo de cruzar palabras. Esa noche anduvimos así: errantes y ausentes, con la semilla de la venganza a punto de abrirse, vaya uno a saber por qué. Pasaron, creo, algunas horas, hasta que uno de nosotros dijo que debía irse a casa porque ya era tarde, y fue entonces que el sueño se terminó: al día siguiente habían clases, nadie podía (o quería) faltar, y todo eso en que habíamos pensado había sido apenas el efecto curioso de una película como ninguna otra.

En julio se cumplirán diez años de la aparición de uno de los filmes emblemáticos de la década de los noventa. Es decir, de esa generación que fue mía y que aún no me resigno a olvidar. De la generación Nirvana, Pearl Jam, STP, Greenday, las camisas a cuadros, las converse y los Airwalk, el discman, MTV, doble nueve, los libros de Ray Lóriga y las conversaciones de madrugada en Bembo’s, el Blue Buddha, la playa y la marihuana, el ron con coca cola y un largo y difícil etcétera.

Hoy por hoy me resulta difícil creer que puede decirse algo más sobre “Trainspotting”. Ni yo mismo sé si esta película ahora sea la misma que vi aquella vez. Todavía conservo una copia en Vhs, escondida en una caja, pero ya no tengo ganas de volver a verla.

Ergo: sólo me queda recordarla.

Y lo hago volviendo mis pasos hacia esos meses en que, como cualquier adolescente, creía llevar prisa por llegar a alguna parte, era ignorante, valiente y tenía hambre de experiencias múltiples (no sabía que terminaría derrotándome una realidad también dolorosa: el letargo del crecimiento y la pérdida total de la inocencia al palpar la mayoría de edad). En fin, lo que yo quería era ser como los villanos héroes de “Trainspotting”. Quería ser todos ellos: no tener futuro, andar con rabia por las calles, morirme un poco con cada amigo muerto, caer al fondo solo y también acompañado, subir a un nivel donde todo está en orden pero nada gusta, y luego bajar, planear un gran robo, montarme en un tren e irme cuando todos –menos uno– estuviesen durmiendo. Mentir. Timar. Reírme. Tener sexo con una chica tan bonita como
Kelly McDonald y luego dormir en un sofá, con ella en la habitación de al lado. Verme dentro de un taxi y no saber que estoy dentro de uno. Que mis padres fumen cigarros conmigo. Morir en una cama, con un niño en el techo, gateando hacia mí. Y luego revivir, sabiendo que sólo fue un sueño. Sentir la música electrónica como el advenimiento de una era en la que todos seremos iguales: no tendremos sexos. Hablar raro, como para que nadie entendiese lo que estoy diciendo. Sentirme un poco como un dios con dos milenios en las espaldas y menos de una década de vida.

Ser adolescente es una de las mejores cosas que le suceden a uno, aún cuando quede poco de ello al cabo de un tiempo. Hoy, por qué no, vuelvo a ser uno, otra vez. Se siente paja.



Powered by Castpost

Escrito por Alberto Villar Campos @ 11:27 p. m.,

9 Comentarios:

At 5:32 p. m., Blogger El Ant0! dijo...

Choose life.

 
At 11:02 p. m., Blogger leocadio dijo...

El crítico se involucra, es honesto, y tenemos textos como el tuyo: bárbaramente convincentes, redondos.
Ya extraño mi adolescencia, tan vieja. Y ya voy por la película, que en algún cajón debo tener guardada.

 
At 12:16 a. m., Blogger Herr Hauptmann dijo...

Sencillamente, Trainspotting sigue siendo una de mis películas favoritas que podría verla N veces hasta aprenderme de memoria los diálogos (bueno, me los sé casi de memoria gracias al screenplay). Y tiene ese toque del cine inglés que tanto me gusta, existente en otras peliculas inglesas tales como "24 hour party people" y "Shaun of the dead" (y en una serie llamada "As If").

 
At 3:00 p. m., Blogger Alberto Villar Campos dijo...

"La juventud es una religión a la que uno siempre acaba convirtiéndose".
André Malraux

 
At 3:00 p. m., Blogger Alberto Villar Campos dijo...

"La juventud es una religión a la que uno siempre acaba convirtiéndose".
André Malraux

 
At 8:25 p. m., Blogger Oscar Pita-Grandi dijo...

Recuerdo que la vi en el cine Romeo, o en el Julieta, con una bolsa de canchita en la mano y una chela encaletada en la mochila. El viaje por el inhodoro me pareció fuera de serie. Luego la calle y respirar. Miraflores, la gente y el invierno. Nirvana en mis oidos y mis botas sucias. A la casa. Más música y las tareas de la universidad.

 
At 9:26 p. m., Blogger David de mArte dijo...

Hola Albeto, me gusta mucho este blog. y comparto contigo la opinión de TRAINSPOTTING. yo tengo un blog http://escuela-de-marte.blogspot.com/ quería pedirte permiso para colgar este texto, obviamente indicando tu autoría y procedencia. por favor respondeme. me interesa mucho colgar tu texto.
David

 
At 4:42 p. m., Blogger Hugo Peralta dijo...

“escoge un carro, escoge tener una casa, un hijo, escoge el nombre que tendrá cuando nazca, escoge ser un profesionista y “vivir” de tu trabajo. O escoge sentarte en un jodido sillón mientras te sientas a mirar un estúpido programa de televisión (de la caja idiotizadora) mientras te “chingas” una enorme caguama “porque te lo mereces”. Pero yo me pregunto, ¿por qué he de escoger algo? No escojo nada. Los motivos no los hay.

 
At 12:58 p. m., Anonymous Mariano dijo...

...alucinante la escena del inhodoro y aquella en la que se sumerge en la alfombra. YO tambien la vi en el Julieta con una ex-enamorada....chela en mano y cigarro, cuando apenas en la sala no eramos mas de 12 personas.

 

Publicar un comentario

<< Home


internet cinesifilis

Sobre mí­

    Alberto Villar Campos
    Lima, Peru
    "Y de pronto apareció por ahí ese maldito iceberg llamado Poesía o Literatura o Aburrimiento o lo que fuera con la única condición precisa de no devenir en Aburrimiento ni por un instante…". (Pablo Guevarra)
    perfil

PARA LEER

ARCHIVO

OJO A ESTO

LOGOS

Powered by Blogger
make money online blogger templates

Peru Blogs
BloGalaxia
Blogarama - The Blog Directory
Firefox